Esta vez la Unidad Malvasía no acampará sola

IMGP1582Una mañana en la que el frío y el sueño matinal se apoderaban de nuestros cuerpos, la Unidad Malvasía comenzaba su camino a lo que sería una acampada llena de recuerdos por parte de nuestros scouters,  grandes historias y reflexiones para el divertimento y aprendizaje propio.

La Unidad Malvasía se encuentra con más gente.

A lo largo del camino, que antiguamente nuestros antepasados atravesaban con cautela e inseguridad por los múltiples ataques de bandidos, hoy nosotros los cruzamos con convicción y certeza contemplando numerosos árboles (como el alcornoque, la encina, el acebuche o el lentisco) característicos del bosque mediterráneo.

Una vez que ya hemos concluido el camino acampamos en un terreno virgen y sin construir de la sierra que pertenecía a un “Viejo Lobo” llamado  Pepe, que con gran generosidad nos cedió el terreno para acampar durante el fin de semana, y se nos viene una cita del Jefe Seattle a la cabeza:

«¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra?» Esa es para nosotros una idea extraña.»

IMGP1580En este lugar después de unas horas construyendo y realizando actividades llegó la Unidad Duwamish del Brownsea  a la que acogimos con los brazos abiertos y con la que realizamos algunas actividades de reflexión.

Al día siguiente nos despertamos con la cálida brisa de la mañana y con los rayos de sol que atravesaban las hojas de las copas de los pinos. Antecediendo a la comida realizamos una actividad que consistía en mirarnos a los ojos y proyectar lo que habíamos ido meditado durante ese periodo de tiempo…

Pero como decía el proverbio creado por Herman Melville: «Los ojos son la ventana del alma»;  por eso esta actividad fue tan intensa y emocionante para muchos de nosotros. Al tiempo recogimos, nos despedimos de la Unidad Duwamish y nos volvimos desandando el mismo camino que hicimos el día anterior mientras resuenan en nuestras mentes palabras tales como… lealtad, equipo, abnegación, pureza, servicio…. y también viejas palabras indias que como un legado ancestral zumban en nuestros oídos..

IMGP1575 IMGP1536

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 5 =